Artículo

Síndrome premenstrual
Judit Jaramago

Síndrome premenstrual

Síndrome premenstrual, ¿sabías que en función de la fase del ciclo menstrual en la que te encuentras, puedes notar cambios físicos, psicológicos y emocionales? Cada vez más somos conscientes que las mujeres somos cíclicas; pero, qué pasa cuando esos cambios nos impiden seguir con nuestra vida normal. El síndrome premenstrual que hoy trataremos implica una alteración en la calidad de vida de muchas mujeres. Por eso es importante que se diagnostique, se explique, se entienda y se puedan implementar algunas medidas para mejorarlo. 

Hoy os recojo las principales dudas que me llegan habitualmente a la consulta y a la ronda de preguntas.  

¿Qué es el síndrome premenstrual (SPM)?

El SPM se caracteriza por un conjunto de síntomas que aparecen en la segunda fase del ciclo (fase lútea) y que repercuten en la calidad de vida de las mujeres. 

Lo más frecuente es que se produzca entre 3-7 días antes de iniciarse la regla, pero hay mujeres que lo refieren desde 10-14 días antes de cada ciclo. Suelen desaparecer a los 24-48 horas del inicio de la menstruación. 

Los síntomas que suelen referirse son (1): 

  • Hinchazón. Más frecuente en el bajo vientre y en las mamas.
  • Aumento de peso (asociado a la retención de líquidos)
  • Cefaleas, especialmente en mujeres con migraña
  • Alteración emocional (irritabilidad o depresión)
  • Síntomas menos frecuentes: fatiga, acné, estreñimiento, hambre, sofocos, escalofríos y dificultad de concentración. 

¿Cómo se diagnostica el SPM?

El diagnóstico es eminentemente clínico. Es decir, que no existe un análisis o prueba diagnóstica que nos lo diagnostique. 

Ante la sospecha clínica de que la mujer presente un SPM, el profesional sanitario le solicitará que haga un diario en el que anote los síntomas que presenta y que los puntúe. Cuando estos síntomas (ver en apartado 1) aparecen en la segunda fase de ciclo, desaparecen con la menstruación y son suficientemente importantes como para alterar la calidad de vida de la mujer, se diagnostica el SPM. 

Sin embargo, la sintomatología puede enmascarar algunos problemas que se deberán descartar antes de hacer el diagnóstico de SPM, como por ejemplo problemas de tiroides o trastornos psiquiátricos como depresión. 

¿Por qué sucede?

Lo primero a comentar es que no existe una causa identificada que explique la totalidad del SPM. Lo que sí que podemos decir es que el hecho de que se dé en la edad fértil, desaparezca en la menopausia y que se relacione con el ciclo menstrual, hace pensar que hay un desbalance hormonal a tener en cuenta. 

En el ciclo menstrual entran en juego dos hormonas primordialmente y son los estrógenos y la progesterona. Los estrógenos tienen su máxima actividad en la primera fase de ciclo, mientras que la progesterona aparece tras la ovulación (2ª fase). Se cree que en el SPM se produce un exceso de estrógenos que podrían explicar muchos de los síntomas. Este exceso de estrógenos puede ser debido a que se produzcan en exceso de estrógenos o que no se secrete suficiente progesterona. Sin embargo, no es posible diagnosticarlo por analítica. Puede haber dos mujeres con los mismos valores de laboratorio de estrógenos y progesterona y que una tenga SPM y la otra no. 

Otras hipótesis como alteraciones del sistema GABA, disfunción de la serotonina, incremento de la producción de aldosterona, aumento de los niveles de prolactina no se han establecido correctamente; pero parecerían estar implicados. 

Por lo tanto, diremos que la causa por el momento es desconocida, aunque sí podemos decir que es multifactorial y el papel hormonal (con el desbalance hormonal) tiene un peso importante en la sintomatología. 

¿Es muy frecuente el SPM?

Pues se han publicado estudios en los que el SPM alcanza hasta el 75% de las mujeres. Sin embargo, en la mayoría de ellas no afectaría a su calidad de vida, por lo que es difícil establecer si realmente se pueden clasificar como SPM leve o bien forma parte de los cambios cíclicos de las mujeres.

El SPM se calcula que afectaría de un 2-10% de las mujeres, ya que son estos los datos que muestran la sintomatología asociada a una alteración de la calidad de vida. 

El SPM se puede clasificar en leve, moderado o grave en función de la sintomatología, la duración de la misma y la interferencia en la vida diaria de las mujeres. 

¿Cómo tratarlo en función de los síntomas y de la afectación de la mujer?

Lo primero que debemos hacer cuando hay un diagnóstico de SPM es entenderlo. La existencia de un estado “inflamatorio” en tu organismo que puede venir dado por ese desbalance hormonal es lo que nos hará plantear el mejor tratamiento. 

Y, deberíamos empezar por hacer una correcta evaluación de nuestros hábitos de vida, ya que en la mayoría de las ocasiones, mediante el cambio de hábitos sencillos, podemos notar mucha mejoría. 

  • Come sano: evita los procesados. Bebe 2 litros de agua al día. Incrementa la ingesta de fruta y verdura. 
  • Evita tóxicos como el tabaco y el alcohol.
  • Haz ejercicio físico: debe ser moderado y es importante que disfrutes con él. Busca el que más se adecúe a tus gustos y situación personal
  • Gestión del estrés: evalúa cómo de estresada estás. Intenta incorporar en tu rutina la meditación, el Mindfulness, el baile, el canto…

Estos serían los cambios iniciales que puedes implementarlos para notar mejoría. En ocasiones, puede que te cueste. Te recomiendo algún profesional que te ayude con ello para fijar metas y que el cambio no suponga un estrés en sí mismo. 

Estos cambios van a servir para todas las mujeres, sin embargo, podemos ayudarnos de algunos productos naturales, si bien faltan estudios mayores para ver la efectividad real de los mismos, ya existen estudios que hacen vislumbrar que algunos productos naturales podrán ayudar en el SPM (2) Algunos de ellos serían:

  • Aceite de onagra: para la tensión mamaria.
  • Jengibre: para la hinchazón y las molestias abdominales por sus propiedades antiinflamatorias
  • Valeriana: para mejorar el insomnio y la ansiedad que en ocasiones se presenta. 
  • Vitex Angus-Castus (VAC): Para el SPM leve. 
  • Otras vitaminas y micronutrientes que podrían mejorar el SPM son el calcio, la vitamina D, el Magnesio, la vitamina B6, el Omega 3. 

Todos estos productos deberían ser valorados y prescritos por profesionales sanitarios, en función de toda tu historia clínica. 

En caso de que con cambios de estilo de vida y suplementos o fitoterapia no sea suficiente, o bien porque el SPM es moderado o severo, se podrían tener en cuenta los siguientes fármacos: 

  • Progesterona de segunda fase de ciclo: sería el tratamiento de inicio en mujeres con problemas de anovulación o con déficits de progesterona asociados. 
  • Anticonceptivos hormonales con drospirenona. 
  • AINEs para el tratamiento del dolor abdominal o dismenorrea posterior. 
  • Antidepresivos cuando sean precisos (tras valoración por psiquiatra) si existe depresión o trastorno disfórico premenstrual. 

Espero haberte ayudado mostrándote qué es y como puede enfocarse el tratamiento de este síndrome. Sin embargo, no olvides que es muy importante que te valore un profesional sanitario para el diagnóstico y que los tratamientos también deben ser siempre comentados y pactados con profesionales de la salud. 

Bibliografía

(1): Freeman EW. Premenstrual syndrome and premenstrual dysphoric disorder: definitions and diagnosis. Psychoneuroendocrinology. 2003 Aug;28 Suppl 3:25-37. doi: 10.1016/s0306-4530(03)00099-4. PMID: 12892988.

(2) A Systematic Review and Meta-Analysis of Premenstrual Syndrome with Special Emphasis on Herbal Medicine and Nutritional Supplements. Arshiya Sutltana et al. Pharmaceuticals 202215(11), 1371

Artículo 9 de noviembre de 2023
Judit Jaramago
9 de noviembre de 2023
Llevo más de 15 años ejerciendo como ginecóloga y obstetra. En este blog pretendo que conozcáis mi trayectoria profesional hasta el momento.

Otros artículos que quizá te interesen

Copa menstrual. 10 cosas que debe saber

Copa menstrual. 10 cosas que debe saber

Ya hace años que apareció la copa menstrual en el mercado, sin embargo, cada vez es más frecuente que las mujeres quieran probarla, y las dudas que surgen son múltiples. En el post de hoy intento explicar qué es la copa menstrual, cómo elegir la talla, cómo debes...

Urgencias ginecológicas. ¿Cuándo acudir?

Urgencias ginecológicas. ¿Cuándo acudir?

Es habitual que ante un síntoma ginecológico nos preguntemos, ¿debo acudir a que me visiten en urgencias ginecológicas? ¿Puedo esperar a la visita con mi ginecólogo? Hoy pretendo explicar cuáles son los principales motivos de urgencias ginecológicas que existen, qué...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a mi boletín

Suscríbete a mi boletín

¡Te has suscrito correctamente!

Shares
Share This