Artículo

Mastitis subaguda
Judit Jaramago

Mastitis subaguda

Hablamos de mastitis subaguda cuando se produce una desregulación de la flora de la mama.

La mastitis subaguda

Desde hace años, sabemos que existen unos microorganismos que en un correcto equilibrio hacen que la mama esté sana; una situación que se puede romper durante la lactancia materna y producir lo que llamamos «mastitis subaguda»

Se trata de una enfermedad difícil de diagnosticar y debemos estar muy atentos a lo que explicáis. Normalmente, habláis de un dolor que a veces coincide con la toma y a veces no. La sensación que referís es «como si se clavaran agujas en el pecho».

No hay fiebre, ni eritema, ni malestar general, pero debemos hacer un diagnóstico de exclusión de la mastitis aguda, de la que os hablé hace pocos días y requiere tratamiento antibiótico.

El tratamiento con probióticos

En general, el tratamiento consiste en la toma de probióticos, que normalmente es suficiente y pronto experimentáis mejoría.

Los probióticos para tratar la mama se toman en cápsulas y buscan regenerar su flora. Aportan los microorganismos que deben estar en concentraciones elevadas en el pecho y provocan un reequilibrio de la flora de la mama.

Si no funcionan los probióticos

En ocasiones, puede que uno de los microorganismos se desarrolle de forma excesiva y no funcione el tratamiento. Entonces, es necesario hacer un cultivo de la leche.

Para ello se debe extraer una muestra de leche de cada mama por separado y guardarla en un bote estéril que se enviará al laboratorio, donde el microbiólogo determinará qué microorganismos hay y en qué cantidad.

Gracias a la historia clínica y la indicación del microbiólogo se decidirá un posible tratamiento con antibiótico.

La lactancia materna

Es una patología difícil de diagnosticar que hace que muchas madres quieran abandonar la lactancia. En el caso de que aparezcan los síntomas, es necesario acudir a un profesional e instaurar el tratamiento lo antes posible, para que la madre pueda continuar con la lactancia.

Artículo 6 de septiembre de 2022
Judit Jaramago
6 de septiembre de 2022
Llevo más de 15 años ejerciendo como ginecóloga y obstetra. En este blog pretendo que conozcáis mi trayectoria profesional hasta el momento.

Otros artículos que quizá te interesen

Sequedad vaginal en la menopausia

Sequedad vaginal en la menopausia

Con la llegada de la menopausia y la bajada de los estrógenos, es frecuente ver en la consulta mujeres con una importante sequedad vaginal. En ocasiones, si no preguntamos por ese síntoma, y no lo exploramos, puede ser que no se trate el tema en la consulta y que pede...

¿Cuándo decimos que un feto es grande para la edad gestacional?

¿Cuándo decimos que un feto es grande para la edad gestacional?

Decimos que el "feto es grande para la edad gestacional" cuando se cumplen ciertos parámetros de los que hoy os voy a hablar. En este artículo explicaré cómo se diagnostica, cuáles son los controles y estudios que os pueden solicitar, cómo va a influir en el parto y...

7 preguntas frecuentes sobre el embarazo

7 preguntas frecuentes sobre el embarazo

Preguntas frecuentes sobre embarazo. Este año he hecho una ronda de preguntas semanal y estas son algunas de las más destacadas. Hace aproximadamente un año comencé la sección de ronda de preguntas en Instagram. Durante este tiempo, he observado dos cosas destacadas:...

2 Comentarios

  1. Maria Gonzalez Moreno

    Hola, estoy en el caso que comentas en el video, he tomado lactanza 2 meses y estoy terminando el antibiotico y no mejoro, tengo unas obstrucciones grandísimas y no se que hacer. Por si me puedes ayudar.

    Responder
    • Judit Jaramago

      Buenas tardes, María, y gracias por tu comentario. En el caso de haber hecho el tratamiento y que no notes mejoría, es importante volver a consultar con tu médico. Cada caso es distinto y requiere una atención personalizada con el especialista.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a mi boletín

Suscríbete a mi boletín

¡Te has suscrito correctamente!

Shares
Share This